TopeAzulMincyt_2022_2030_01

Científicos del IVIC avanzan en estudios con extractos vegetales para aplicaciones médicas, agroecológicas y veterinarias

En los laboratorios del Centro de Química Medicinal del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), un equipo de científicos trabaja en la búsqueda de tratamientos a base de plantas para abordar enfermedades neurodegenerativas.

Su objetivo es ofrecer alternativas más accesibles y mejorar la calidad de vida de los pacientes. «Nuestros proyectos abarcan tanto investigación básica como aplicada», explica Samuel Villanueva, doctor en química y postdoctorante en el Centro de Química Medicinal del IVIC, quien forma parte del grupo de trabajo.

«Hemos realizado exhaustivas revisiones de la literatura científica, patentes de invención y el material vegetal disponible en Venezuela, con el propósito de identificar plantas con potencial terapéutico que puedan ser desarrolladas en un corto plazo».

Señala el experto que uno de los focos principales es evaluar las propiedades y efectos secundarios de los extractos vegetales a través de rigurosas pruebas in vitro, in vivo y clínicas, de allí que «hemos seleccionado un grupo de plantas con las que estamos trabajando en la obtención de estos extractos, ya sea en forma acuosa, etanólica o directamente en cápsulas», detalla el investigador.

Pero el trabajo del equipo va más allá. También se encuentran en la fase de validación de procedimientos analíticos, como cromatografía líquida de alta eficiencia (HPLC), para cuantificar con exactitud los metabolitos presentes en los extractos y formulaciones.

«Queremos ser capaces de decir: ‘este extracto o cápsula contiene un 8 % de tal metabolito’, lo cual es fundamental para garantizar la calidad y eficacia de los productos», enfatiza

En cuanto al impacto potencial a nivel poblacional, el investigador resalta que el desarrollo de estos tratamientos a base de material vegetal podría representar una alternativa más asequible, especialmente para pacientes con enfermedades como por ejemplo el Parkinson.

«Estas personas necesitan una dosificación constante y los medicamentos actuales pueden ser muy costosos. Nuestro proyecto busca ofrecer una solución más económica, producida en el país, que pueda mejorar significativamente la calidad de vida de las personas que padecen esta enfermedad», indicó Villanueva.

Muchos pacientes de Parkinson sufren de síntomas incapacitantes, como movimientos involuntarios, que pueden afectar incluso actividades básicas como alimentarse. «Dependiendo de los niveles de la enfermedad, hay personas que no pueden llevar la comida a la boca. Nuestras formulaciones a base de plantas podrían brindar un alivio tangible a estos problemas», agregó.

Sin embargo, el doctor Villanueva reconoce que establecer una alianza efectiva con la industria farmacéutica es clave para el éxito de este tipo de iniciativas. «Primero debemos generar un espacio de confianza y entendimiento mutuo entre el ámbito académico y el sector industrial, ya que tienen diferentes tiempos y formas de trabajar».

Para ello, el IVIC y sus respectivas dependencias han planificado y realizado diversas acciones, como presentaciones, encuentros y convocatorias a la industria. Por otra parte, el Centro de Química Medicinal tiene proyectada la elaboración de boletines de alerta tecnológica que permitan identificar las tendencias y desarrollos en el ámbito internacional.

«Estos boletines no solo nos ayudan a mantenernos informados sobre lo que hacen nuestros competidores, sino que también pueden ser una herramienta valiosa para acortar la curva de aprendizaje y encontrar oportunidades de colaboración», explicó Villanueva.

Además de la aplicación farmacéutica, el Centro de Química Medicinal del IVIC también está explorando otras posibilidades dentro de la industria, como el uso de extractos vegetales para aplicaciones agroecológicas, veterinarias e incluso en el sector alimentario.

«Nuestro trabajo con el material vegetal no se limita únicamente al ámbito medicinal. Tenemos la capacidad de desarrollar soluciones en diversas áreas que puedan beneficiar a la población».

Si bien el doctor Villanueva prefirió no ahondar en los detalles sobre los recursos disponibles para impulsar este proyecto, destacó que el IVIC está comprometido con el desarrollo de innovaciones a partir de los recursos naturales del país, en beneficio de la salud y calidad de vida de los venezolanos.

«Estamos convencidos de que nuestro trabajo puede marcar un hito en la búsqueda de soluciones más accesibles y sostenibles para enfermedades. Es un desafío apasionante que nos motiva a seguir avanzando», concluyó Villanueva.

Prensa IVIC/ Irania Medina

Redes Sociales

Dirección: Av. Universidad, esquina El Chorro, Torre Ministerial. La Hoyada, Parroquia Catedral. Código Postal 1012 / Caracas - Venezuela.

Redes Sociales:

MINCYT | Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología | RIF: 20013038-5